jueves, 2 de marzo de 2017

Un poquito de orientación

Kika


De: Pedro Almodóvar
Con: Verónica Forqué, Victoria Abril, Álex Casanovas, Peter Coyote
País: España
Año: 1993

La vida en el segundo donde te quedas con el corazón en la mano. La vida donde mueves el mundo para recordar que darías todo por quien te ha hecho sonreír genuinamente. La vida, que como esta película, sucumbe en ventarrones de drama, muertes pequeñas y desolación.

Kika llegó en la segunda etapa de la que será la semana más cercana a mi memoria. Kika fue la primera vez que aparté una sala de cine sólo para verla junto a quien hoy, en silencio, detuve el tiempo.

En Kika no hay ataduras pero no hay sencillez. Lo que queremos tiene un precio y lo que está con nosotros seguro puede irse en un revés. Kika como película sonríe a una época pasada donde queríamos ver cuanto nos mostraban todo, que ahora con todas las redes y tecnologías nos lleva a ser los espías de otros sin necesidad de intermediarios.

Del amor, en Kika, ni hablar. Desde la pureza fraterna absurda de los hermanos o de un padre e hij, hasta la locura irascible de dejar todo por el escape, por las pausas: "No me hace falta mapa, tu sigue que yo te oriento"

Y es que quién no desearía ser, a veces y un poco, orientado. "Un poquito de orientación". O ser un polvazo que no pare aunque todo por lo que desea. O quién no desearía llevar al lado quien te reviva sin darle run run rum a la lavadora.

No sé mucho de lo que rodean las épocas en las que no viví, pero sacando instantáneas me he encontrado ahí. Kika, es de las pocas cosas que podré seguir teniendo, como esa dulzura de Ramón, porque pase lo que pase sigamos queriéndonos y como tú lo has dicho ojalá por mucho tiempo.







0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.